Johannesburgo en un llano,

México en una laguna,

se repartieron la tuna

sin espinarse la mano.

Es comprensible y humano,

en un partido aburrido

do lo más entretenido

fue escuchar las vuvuzelas,

si bien tales trompetuelas

no hacen más que puro ruido.