La buena noticia es

que el tal Cristiano Ronaldo

se nos va y no deja un saldo

de admiración: al revés,

sus pasos fueron traspiés.

Pero la mala es pensar

en que España, sin dudar,

precisó el ¡Apunten, fuego!

de un gol en fuera de juego

para el partido ganar.