México lindo y querido

le hizo honor a Fortaleza

y no demostró flaqueza,

saliendo fortalecido

de su segundo partido.

Ha sido un paso adelante

que puede ser la constante

si su mascarón de proa

se llama Guillermo Ochoa,

un guardameta gigante.

Ricardo Bada