«Cebá el mate, Catalina»,

dice el malevo, y la mina,

jaboneada, le hace caso,

mientras él rumia el fracaso:

«No yyyorés por ti, Argentina,

miralo del otro lao;

verdá que t’han derrotao,

pero es que a cambio, yyyorona,

te librás de Metadona,

no sabés lo qu’has ganao».

 

4 comentarios en “Argentina vs. Alemania: Otra más de yyyapa

  1. Gracias por la décima doble, amigo, lástima que no pudiste desplegar tu talento para cantarle loas a la celeste y blanca. ¿Por qué no lo querés al Diego, che? ¿Qué te hizo…?

  2. Hola, Gra. Yo adoro a la Argentina, pero no soy ciego como para no ver que hay dos Argentinas, la linda y la fea. Y a mí me gustaría que Argentina siempre estuviese representada por la linda, no por la atorrante, la impresentable, la que hace prevalecer la viveza criolla mala (hay una viveza criolla de buena ley) sobre el fair play. Independientemente de ello, ese Diego de que me hablas siempre me pareció un excelente jugador, pero de ahí a considerarlo (y sobre todo a que él mismo se considere) el mejor de todos los tiempos, hay tela cortada de sobra. Ni siquiera voy a hablarte de Pelé. Sin remontarme más allá que al año 1950, cuando empecé a gustar del fútbol, cuando el Mundial del Brasil que terminó con el maracanazo del 2:1 uruguayo a los anfitriones, puedo hablarte de Schiaffino, de Di Stéfano, de Kubala, de Puskas, de Garrincha, de Tostão, de Best (que tuvo la mala suerte de jugar con Irlanda del Norte, así que su genio se quedó en el ManU), y la lista puede terminar con Cruijff, que fue quien revolucionó el fútbol e hizo que desde que él sentase cátedra haya equipos que jueguen como el Barça actual. Así pues, y contestando ahora a tu segunda pregunta, a mí ese Diego no me hizo nada, a quien se lo hizo, y para mal, es a la Argentina que quiero. Y eso no se lo perdono. Vale.

  3. Mi colega y (diría él: a pesar de ello) amigo colombiano Óscar Domínguez me hace llegar este comentario de su amigo argentino y tocayo mío, Ricardo Ostuni :

    Ahi les mando unas décimas de un poeta amigo, Mario Roiman que firma como Payador Urbano, que ha hecho toda una crónica del mundial en verso. Estas son a propósito de Maradona y tal vez le satisfagan a Gra de Río Ceballos, que pregunta por qué no lo queremos.

    Hoy estamos en la lona
    -se nos acabó la joda-
    hoy, el pato de la Boda
    es “el Diego” Maradona;
    si sobre Julio Grondona
    nadie vierte un parecer,
    pregunto, sin ofender,
    a la luz del zafarrancho :
    ¿La culpa la tiene el chancho
    o quien le da de comer?