Ha muerto José Saramago. Eusebio, Futre y Figo están retirados. La esperanza portuguesa es una masa de músculos con cerebro de Britney Spears, de velocidad y disparo endiablados. Los que no tuvimos la suerte de ver jugar a la Pantera Negra nos tuvimos que conformar con disfrutar de Futre y Figo.

El primero puede representar la nemésis de Cristiano Ronaldo. Paolo, fumador empedernido, fue un zurdo de buen talante en la cancha y capaz de hacer regates imposibles. Afín a las causas perdidas, sólo conoció las mieles del triunfo siendo un juvenil en el Porto para después casarse con el sufrimiento crónico de mi corazón colchonero, y terminar de forma rocambolesca su carrera llegando a jugar hasta en Japón. Perteneció, tal vez junto a Stoichkov y Batistuta, a la estirpe de los últimos cracks que románticamente pasaron de los cantos de sirena de la Premier League o del opulento vecino blanco con su glamour y sus millonarios contratos.

Figo, en cambio, representó una figura más parecida a Cristiano. Aunque técnicamente muy superior al de Madeira, personalmente fue símbolo de chulería y avaricia. Dotado también de un gran disparo y con gran habilidad para la gambeta, es probable que sea el jugador más completo que haya dado el fútbol portugués. Logró ser un líder en su selección, admirado por su temple, sus atributos técnicos y, porque no, por sus euros.

Hoy a Portugal le tocó bailar a las primeras de cambio con rivales de calidad. Brasil, pese a Dunga, siempre será una potencia y, tarde o temprano, los duendes se rebelarán contra el mecánico sistema que se les ha impuesto (cabe añadir que seguirá siendo el equipo consentido de la FIFA y del arbitraje internacional –ojo al parche: Corea del Norte demostró un órden y una disciplina sorprendentes contra Brasil y no será rival fácil para nadie. Ya tuvimos una probadita de lo que trae Portugal y no me gustó: vi un equipo maniatado por la cobardía y mediocridad de un Queiroz que se alinea con el juego rácano que ha proliferado en este Mundial. Imperdonable que uno de los pocos 10 que existen en europa hoy en dia, ni siquiera haya sido convocado. Hablo de Joao Moutinho.

Dicen que las penas nunca llegan solas. La pérdida de una de las grandes mentes de los últimos tiempos no se podrá comparar jamás a una eliminación temprana de un mundial, sin embargo, para la gran mayoria desgraciadamente será más traumática la decepción futbolística.

Faelín de la Jondera